Consejos para evitar cambiar tu equipo informático

0
408
Consejos para evitar cambiar tu equipo informático.
Consejos para evitar cambiar tu equipo informático.

El trabajo, así como la forma de trabajar, no se concibe en los tiempos que vivimos sin un equipo informático a nuestra total disposición. Igual que las ventajas que nos proporciona este hecho son innumerables, de entre todos los inconvenientes hay uno que destaca en el aspecto económico: La rapidez con la que un equipo caduca y se ve obsoleto.

Un equipo que hace un año estaba a la vanguardia de la informática y nos parecía lo más rápido que podíamos tener, seguramente hoy simplemente vaya medio bien en comparación con los que se compran ahora. En cuestión de un par de años la situación será aún más notable y alrededor de los cuatro o cinco años, tendremos que plantear seriamente una renovación de nuestro equipo informático.

Dada la situación económica actual, muchas empresas se ven ante la imposibilidad de adquirir nuevo material informático ya que supone por norma general un gasto importante que podría terminar de asfixiar las ya delicadas cuentas de la empresa.

Hoy, desde Más que empresas, queremos repasar algunos puntos en los que podemos incidir para prorrogar la vida de nuestros ordenadores mediante un coste ínfimo, y prolongar lo más posible la inexorable renovación de los mismos.

Por diferenciar estas posibles acciones en dos grupos, vamos a definir dos grupos. Acciones inmediatas y acciones a largo plazo. Cabe resaltar que cualquiera de estas acciones sería conveniente llevarlas a cabo antes de que los equipos muestren síntomas de colapso. Son por tanto, medidas más preventivas que resolutivas.

Acciones inmediatas

Básicamente hablamos de mejorar o ampliar el Hardware de nuestro equipo informático. A nadie escapa que adquirir una memoria RAM, una tarjeta gráfica o un disco duro es bastante más liviano que la adquisición de un equipo al completo.

Estas medidas van a depender en gran medida del uso al que se destine el equipo en cuestión y del estado del mismo. También hemos de valorar el tipo de equipo que empleamos. Un portátil es, aparte de más complicado, mucho más caro y más limitado a la hora de ampliar que un equipo de sobremesa.

Por otra parte, si tenemos varios equipos informáticos y varios se van quedando obsoletos, una opción interesante para nuestra plantilla es adquirir algunos equipos nuevos y reutilizar las piezas de los que dejamos de usar, ampliando así los que no se renuevan. Una gran medida que permitiría dilatar en el tiempo el proceso de cambio de material informático.

Acciones a largo plazo

Especialmente en equipos que usan Sistemas Operativos de Microsoft, podemos observar como con el paso del tiempo paulatinamente disminuyen su rendimiento. Esta gran asignatura pendiente de Windows se ha visto sensiblemente solventada con las nuevas versiones como la 8.1 recientemente lanzada, pero no por ello podemos dejar de utilizar aplicaciones que optimizan el rendimiento de nuestro equipo y lo “limpian” periódicamente para evitar un rendimiento menor a causa de su uso natural.

Al margen de este mantenimiento rutinario, nos quedarían dos opciones. Una vez la situación de nuestro equipo sea insostenible, podemos reinstalar el Sistema Operativo formateando el disco duro y dejando nuestro ordenador tal y como vino de fábrica. Esta acción supone bastante tiempo ya que habría que salvar datos, reinstalar programas… etc. Por lo que sólo se recomienda en situaciones puntuales.

Linux es una buena opción, pero muchos usuarios son reticentes a él al desconocerlo.
Muchos usuarios no prueban Linux por el desconocimiento de este Sistema.

Por último, y quizás más complicado, nos faltaría la opción de emplear un Sistema Operativo distinto al usado anteriormente. Quizás un equipo que funciona de manera regular con Windows 8, pueda ir mucho más fluido con un entorno Unix o versiones anteriores de Windows. El mayor inconveniente de esta medida, es que deberemos formar a nuestro trabajador para que pueda sacar el mismo rendimiento y la misma productividad que con el Sistema Operativo actual. Algo, normalmente harto complicado.

Fuente: ActiBva.