¿Criatura Nocturna?

0
363
¿Merece la pena convertirnos en critaturas nocturnas laboralmente hablando?

En la búsqueda continua de alcanzar una productividad más plena en nuestras tareas muchos se preguntan si variar los horarios laborales es una solución. Ser una criatura nocturna, ya sea al caer el Sol o mucho antes de que salga el astro rey, alberga algunas ventajas e inconvenientes que debemos tener en cuenta.

Criatura nocturna que madruga

A muchos les parecerá un esfuerzo digno de un superhéroe el levantarse a las 5 de la mañana para aprovechar al máximo las horas que preceden el amanecer, pero realmente nos sorprenderíamos de la cantidad de gente que opta por esta opción en estos tiempos.

A favor tenemos elementos claros, como la tranquilidad que reina a esas horas en los espacios laborales, la mayor compenetración entre el ámbito profesional y el personal, ya que se tiene por lo general más libre la tarde y, según los casos, una sensación de avance de las tareas mayor que trabajando con la misma intensidad a otras horas.

Por el lado negativo, tendremos problemas a la hora de contactar con clientes, proveedores o demás contactos profesionales habituales.

Criatura nocturna vespertina

La otra opción es trabajar la noche en el principio de la misma. Al caer el sol se disfruta de la misma sensación de tranquilidad que a las primeras horas de la mañana, y habitualmente tendremos menos actividad en redes sociales, correo electrónico y teléfono móvil, lo que se deriva en menos distracciones y más concentración.

Quizás este método tenga los puntos adversos más negativos, y es que conciliar una vida familiar con estos hábitos profesionales se torna cuando menos, en muy muy complicado. Además, el tema de las rutinas del sueño suele ser poco saludable al irnos a la cama a altas horas de la madrugada.

Aprovechar la noche laboralmente puede tener ventajas.
Aprovechar la noche laboralmente puede tener ventajas.

Tal y como suele pasar, la mejor elección dependerá de nuestra propia experiencia, ya que cada persona puede tener unas circunstancias personales que permitan la viabilidad de un modelo de trabajo que en España, por nuestra idiosincrasia y horario laboral extendido se antoja difícil intentar conseguir.