Minimizando los gastos de empleos temporales

0
382
Reducir gastos alberga la clave del éxito empresarial.
Reducir gastos alberga la clave del éxito empresarial.

Una política de empresa basada en la rotación de personal y en la temporalidad de los contratos alberga uno de los inconvenientes más sangrantes para nuestra empresa: Los excesivos costes derivados de estas contrataciones.

Hace unas semanas ya vimos La poca productividad de los trabajos temporales en este portal, pero también pudimos ver como a veces es inevitable recurrir a este tipo de contratos. Así que hoy vamos a intentar arrojar luz al tema para simplificar al máximo estos costes con un par de consejos.

Estar continuamente rotando la plantilla de trabajadores induce aumentar gastos de selección de personal y de formación del mismo. Es por ello que se hace absolutamente imprescindible potenciar el talento para reducir los gastos.

Es muy común que en una plantilla medianamente amplia existan determinados empleados que como se suele decir coloquialmente “manejen el cotarro”, empleados que poseen amplios conocimientos y que suplirlos nos supondrá un importante proceso de formación y adaptación. Solventar esto es tan sencillo como extender el conocimiento de esos empleados al resto.

Al repartir los conocimientos reduciremos la dependencia de los empleados a un trabajador en concreto, y en caso de rotación, baja o cualquier otra circunstancia que suponga un cambio de personal no se verá tan reflejado en la productividad de la empresa. Cualquier trabajador podrá desempeñar las tareas de otro sin apenas periodo de adaptación.

Por otra parte, potenciar el talento y sobre todo las ganas de que este aflore puede ser clave en el éxito de nuestra empresa. Desarrollar un programa de incentivos, a modo de premios para los trabajadores que no sólo cumplan su labor, sino que la excedan es un método utilizado por centenares de empresas que ofrece grandes resultados. En otras palabras, reconocer el trabajo bien hecho con algo tan básico como el dinero.

Al margen de esta motivación, fomentaremos que nuestros empleados estén contentos y a gusto en su puesto de trabajo, por lo que las necesidades de buscar otra empresa en un futuro se reducirán. Una medida esta última que puede venir muy apropiada a empresas que acostumbran a rotar el personal y pretenden paulatinamente cambiar esta política.